Diferencias entre sordera, hipoacusia y discapacidad auditiva

Las diferencias entre los distintos tipos de problemas auditivos son generalmente imperceptibles para la mayoría de las personas debido a la poca difusión de información aclaratoria.

El uso de aparatos auditivos para solucionar problemas de audición, sean éstos naturales o adquiridos, lleva a quienes los padecen a ser denominados en sociedad con el nombre de “personas sordas“, o bien, “sordo” a secas.

Sin embargo estos términos distan bastante de ser los correctos, principalmente porque de entrada no sabemos el alcance del problema auditivo que padece dicha persona.

¿Es correcto llamar “sordo” a un individuo que en realidad solo tiene una pequeña deficiencia auditiva?

Para solucionar esto, los médicos han acuñado términos más adecuados al nivel del problema que se padece, como pueden ser sordera, hipoacusia, anacusia o discapacidad auditiva.

Veamos entonces en qué consiste cada uno y de que forma se diferencian entre si.

Hipoacusia

Consiste en una pérdida auditiva entre leve y moderada. Técnicamente hablando, se refiere a una disminución no mayor a los 70 decibelios.

La persona afectada puede ayudarse de audífonos digitales para mejorar la recepción y comprensión de los sonidos, obteniendo en algunos casos resultados muy satisfactorios.

Quienes padecen hipoacusia pueden oir sonidos como ladridos, bocinazos o incluso el llanto de un bebé, ya que no es una pérdida total de audición.

Sordera

En este caso la pérdida de audición ya supera los 70 decibelios y quien la padece pasa a utilizar el sentido de la vista como su principal medio de comunicación, ayudándose de señas y/o lectura de labios.

Lamentablemente los aparatos auditivos no son tan eficaces en este caso como si lo son en la hipoacusia y muchas veces se debe recurrir a una solución más avanzada, como pueden ser los implantes cloqueares.

Anacusia

También llamada cofosis, se refiere a una pérdida total de la audición o sordera completa, siendo el caso menos frecuente.

Las formas de adquirir esta enfermedad pueden ser variadas: una lesión, una infección en la zona auditiva o bien, congénita, es decir de nacimiento.

Discapacidad Auditiva

Este término engloba todos los tipos de deficiencias auditivas, sin considerar su nivel de pérdida ni otra caracteristica de medición.

Por lo tanto, la hipoacusia, anacusia y la sordera son sub términos que están incluidos dentro de la definición de discapacidad auditiva.

¿Cómo nombrar a las personas con problemas auditivos?

Es muy importante considerar que en nuestra vida cotidiana no es adecuado catalogar como “sorda” a una persona con problemas auditivos.

En su lugar es preferible optar por el término “deficiente auditivo” o también poseedor de una “discapacidad auditiva” para indicar el problema que padece, ya que vendría a ser una definición más exacta y global.

Podemos encontrar más información referente al tema en los siguientes artículos:

Deja un comentario